martes, 7 de febrero de 2012

Tránsito intestinal


Tengo una descabellada teoría, y es que vivimos estreñidos. Desde un punto de vista afectivo y psicológico, estamos estreñidos el 90% de la población. Y una gran mayoría debe de estarlo también en su sentido más literal y fisiológico, dada la proliferación de anuncios de laxantes, yogures milagrosos y enemas. Ahora podemos hablar del estilo del estilo de vida sedentario y de la mala alimentación que tenemos. Y es que amigo, si engulles el pollo cocinado en bolsa, las lentejas en bote, la pasta preparada en sobre, el caldo en treta-brick, la fruta seca introducida en barras y las vitaminas en píldoras, tu tránsito intestinal puede llegar a ser comparable al tránsito de la NII en la operación salida de agosto: lento, desesperante y sudoroso.

Pero no te preocupes. Sabemos que no tienes tiempo para cocinar y que te gusta el sabor de la fabada asturiana del anuncio. Tenemos la solución. Toma estos yogures, y olvídate para siempre de tener la barriga como mármol de Carrara. Claro, que con los yogures a lo mejor no controlas bien el momento. Bueno, para esos casos tenemos esto que te puedes introducir en el recto y va rapidito.

Si lo que sufres es lo que he venido a llamar "estreñimiento afectivo", aquí tienes prozac. Y toma también Omeprazol. No olvides combinarlos con algún diurético y los yogures, porque podrías retener líquidos. Es probable que tengas algún dolor de cabeza o de espalda: toma ibuprofeno.
Si tienes un problema, no te molestes en averiguar a qué se debe; eso llevaría tiempo, requeriría esfuerzo y además te obligaría a pensar. Está claro que no te conviene. Mejor toma algo que lo solucione, y, a ser posible, que te cree otro problema secundario que te lleve a consumir otro producto que te alivie este contratiempo.

Y el súmmum de estos anuncios lo protagoniza la actriz más encasillada de la historia de la televisión española, sucediendo en su papel al "galán" más encasillado de la historia de la televisión española. En realidad la serie de spots ha tenido un gran efecto en sus carreras: han ampliado su panorama profesional y ahora están encasillados como adalides de la lucha en contra del estreñimiento. En ellos se impone la máxima de que cuanto más grites, más razón tienes. Así la buena mujer se desgañita (en serio, a veces parece que se va a poner morada y se va a desmayar de un momento a otro) para convencer a la gente de que tome yogures.

No sé si os habréis fijado, pero mientras la susodicha le cuenta a una madre lo bueno que son para los niños (aquí también podemos entrar...) en letras minúsculas podemos leer debajo "los beneficios sólo están demostrados en población adulta"...

Os dejo las conclusiones a vosotros.

1 comentario:

  1. Juahhh! Este si q es bueno!!!! Yo habia pensado lo mismo.

    Menudo mundo en el q vivimos... (No comment)

    ResponderEliminar